La función interminable

image

El mecanismo es tan viejo como eficaz, y lo seguimos disfrutando en sus múltiples versiones, con un carrusel infinito de nuevos protagonistas, y a todo color. Nosotros (sí, tu también, estimado lector) seguimos siendo los pacientes espectadores de un show tan estúpido como narcotizante.

Definir el objeto de la función no es sencillo porque cada espectáculo tiene duraciones y metas distintas , pero podríamos resumir un principio general: “show must go on”. Vamos a ayudarte a identificar cada uno de los roles de esta eterna estrategia: la entrada ya la has pagado y, aunque no lo sepas, llevas toda la vida aplaudiendo.

Evidentemente tu formas parte del público asistente. Este es un circo muy especial donde la carpa y el escenario es mucho más grande de lo que parece. No ha sido decisión tuya asistir a un espectáculo en el que has nacido y remotamente tienes la ocasión de tratar de huir, para ello habría en primer lugar que localizar la puerta, y en este espectáculo nunca se encienden las luces. Te localizamos por lo tanto a ti, risueño lector, en una de las gradas de esta fabulosa carpa, quién sabe si lejos o cerca del escenario, puede que incluso tengas la posibilidad de comprar un buen cubo de palomitas y unos cuantos refrescos: qué maravilloso es este mundo de bienes y servicios!

Empieza la función y el payaso serio anuncia sus razonables intenciones de gestionar el tiempo que tiene entre manos de la mejor manera. No cabe duda de que parece dominar la situación pero OPS! el payaso burlón le ha jorobado los planes. Un tropiezo, una jarra de agua, una tarta voladora…quién sabe cual es el nuevo imprevisto…
Nos vemos incapaces de no involucrarnos, tanto es así que si no tomamos partido por uno de los protagonistas la función se acaba: tomar partido por uno de los protagonistas es la piedra angular del espectáculo y sin lo cual nada de esto tendría el más mínimo sentido.
Las risas y los chillidos que resuenan desde hace siglos nos retratan el alma y eso lo saben muy bien los dueños del espectáculo.

image

Es tentador poner caras y nombres al payaso serio así como al equilibrista, a los magos que hacen desaparecer objetos y a todas y cada una de las fieras, pero ya tendremos tiempo para ello más adelante. Es un prototipo de actuación que se manifiesta a diferentes niveles, por lo tanto vamos a poder localizar los mismos roles en diferentes sitios. Solamente te vamos a recordar que el payaso serio, el payaso burlón y todos los payasos o actores con los que nos familiarizamos son fácilmente reemplazables, que todos ellos sin excepción son trabajadores a sueldo de los dueños del circo y que a estos últimos no les gusta interrumpir la función.

Llevamos demasiado tiempo pensando que acudimos a un espectáculo de manera voluntaria cuando es el propio espectáculo el que nos tiene atrapados a nosotros. Hemos perdido completamente la perspectiva y entre tantas risas, angustias y aplausos, la carpa ha colonizado toda nuestra vida donde nos mantiene con el alma en vilo ante un espectáculo con el final escrito más antiguo del mundo.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s