El circo del CIS

Esta semana nos despertamos con una nueva entrega del Circo en uno de sus números más habituales, pero no por ello menos espectaculares. Nos referimos a los sondeos del CIS y con ellos al increíble espectáculo que nos ofrece la estadística y el cachondeo cuando se trata de cumplir con las exigencias de un público completamente entregado. Si hace poco asistimos a uno de los mejores números con la aparición de la nada del partido Ciudadanos para corregir un preocupante exceso de protagonismo por parte de uno de los últimos equilibristas espontáneos surgidos del público, ahora nos encontramos con un ejercicio de manipulación estadística digna de los mejores artistas de todos los tiempos para gloria de sus autores. image Puede que muchos de vosotros os hayáis fijado en unos de los trucos, el más evidente de todos. Se trata de inflar o desinflar el resultado de los cuatro partidos en liza en función de variables tan poco misteriosas como carcajeantes. Pero lo mejor está por venir: los magos del circo han hecho desaparecer de un plumazo, con un nivel de técnica superior al de David Copperfield, al segmento de población que debería tener un mayor protagonismo de todos: si nos fijamos en los números y sumamos las personas que se abstienen, que votan blanco o nulo, y las personas que no saben a quién van a votar, el número resultante supera el 35% en intención de voto. Para decirlo de forma sencilla: ninguno de los partidos en liza se aproxima ni siquiera a la mitad de los números de toda la gente que se manifiesta como harta, consternada o aburrida.

Lo más grave de todo es que todos los medios de comunicación estatales (todos trabajan con licencia del Estado, por lo tanto todos lo son) presentan estos números como legítimos y suficientes para que alguno de esos partidos pueda seguir dirigiendo el espectáculo en detrimento de una mayoría de ciudadanos que hace tiempo se han hecho a un lado en esta carrera hacia ninguna parte. Incluso alguno de ellos propone que con números tan exiguos se pueda ejercer el poder con mayoría absoluta. ¿No es maravilloso? ¿Acaso no está sobradamente justificado el aumento de precios que abonamos para disfrutar de este monumental espectáculo? image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s