La carta de Trichet a Zapatero

Cuando Trichet eligió a Rodríguez Zapatero como destinatario de una carta, allí por un agosto de 2011, el respetable asumió con normalidad circense que tales confianzas, epístolas y sus contenidos se pusieran de manifiesto, como quien observa a un León ejecutar el viejo número del salto por el aro en llamas.

Asistimos entonces y parece que fue ayer, a uno de los espectáculos más antiguos en el mundo del Circo: el de someter a las fieras a la autoridad de los domadores. Existe siempre un cierto grado de riesgo cuando dos naturalezas tan diferentes se encuentran en medio de la arena, pero siglos de historia aseguran el éxito de un número que sólo muy ocasionalmente ha ocasionado algún herido y muy excepcionalmente algún muerto en su largo camino.

Una de las claves del show es esta: el fundamento del número no tiene que ver tanto con la destreza del León en su poderoso salto ni por supuesto tampoco con su supuesta valentía al enfrentar y superar los propios límites de su naturaleza leonina atravesando el fuego. No se trata por lo tanto de ejecutar el número con precisión: una vez en la arena son negociables los tiempos y hasta el dramático teatro de rugidos y latigazos que conmueve al respetable, hasta el punto de convertir al domador en la imaginación de buena parte de los asistentes en una figura salvífica y protectora. Lo que otorga a este número categoría inmortal y constituyente fundamental del Circo es el acto de dominación del León por parte del domador, el sometimiento de la fuerza bruta a través del desafío con exigua arma y, en definitiva, la victoria del orden vertical sobre la libertad salvaje.

image

Si repasamos la carta, las recomendaciones de Trichet fueron cumplidas todas una a una, incluido un lazo en el paquete con una reforma de la Constitución que se llevo a cabo en apenas dos semanas. Como colofón, pocos meses después, Rodríguez Zapatero pasó de ser el precursor de la “alianza de civilizaciones” a firmar un nuevo acuerdo con EEUU y la OTAN para engordar las bases de Morón y Rota con nuevos soldados y convertir a España en una nueva pieza del llamado “escudo anti misiles” de la alianza atlántica.
Aún resuena el eco de los altavoces que reclamaban silencio advirtiendo de la dificultad y peligrosidad del momento cuando la gente, todavía desconcertada, empieza a levantarse de sus asientos; aún se palpa en el ambiente la tensión del último trance y ya casi tenemos el siguiente duelo preparado en el horizonte con nuevos protagonistas.

Puede que algún día nos cansemos de la misma performance pero ese día parece aún muy lejano y por ahora nadie parece cansarse de aplaudir y de entregarse al que constituye el número más paradigmático de la historia del Circo y que se erige como columna central de un mundo cargado de ilusiones.

image

Anuncios

Un comentario en “La carta de Trichet a Zapatero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s