¿El 27S está en juego el derecho a decidir?

Una de las características de las llamadas democracias modernas es la mantener el poder político de los ciudadanos secuestrado y encerrado en exclusiva en las organizaciones de los partidos. Puede parecer baladí, pero el hecho de que los ciudadanos nunca decidan nada de manera directa sino únicamente a través de representantes, condiciona de manera decisiva el horizonte político, determina el modo, la forma y el fondo en la que se va a configurar la agenda política y, en definitiva, define por sí misma a la democracia como un subproducto conveniente y meticulosamente prefabricado.

El único modo que tienen los ciudadanos de poder votar algo de manera directa es a través de los referendos, mecanismo que se activa únicamente con la aprobación del Congreso de los diputados, estableciendo de este modo un control político de los partidos a la iniciativa ciudadana.
Siguiendo este proceso en España se han llevado a cabo seis referendos desde 1936. Los tres últimos han sido el de ratificación de la constitución en 1978, el de la entrada en la OTAN en 1986, y el referendo de la Constitución Europea en el año 2005.

image

Salta a la vista que las preguntas planteadas en los referendos han sido siempre saldadas con una aplastante mayoría, por lo que se puede considerar el ejercicio de ese referendo como testimonial y de mero trámite en un contexto social no agresivo, a pesar de que la imagen que se pretende trasladar desde lo institucional es el del ejercicio de la democracia en su más pura esencia. Hay tres lecturas fundamentales que debemos hacer en este punto y que siempre se pasan por alto, tanto en el pasado como en el presente inmediato:

La primera es que los referendos que se aprueban desde los gobiernos son aquellos en los que se conoce el resultado. Desde esta perspectiva se entiende por qué el gobierno español se niega a la celebración de un referendo por la independencia en Cataluña y es el gobierno catalán el que desea la celebración de un referendo en el que el mero hecho de tener posibilidades constituye una potentísima baza negociadora.

La segunda es que los referendos, tal y como se han planteado en España, reducen la participación ciudadana única y exclusivamente a responder de forma binaria a una única pregunta. El enfoque, enunciado y elección de la pregunta queda en manos de nuevo de los representantes políticos que ponen en manos de la ciudadanía tan sólo la colocación de la guinda del pastel, en una versión minimalista y tutelada del ejercicio democrático.

La tercera y más importante es que todos aquellos ciudadanos que no entren en el juego institucional de querer atajar con un SI/NO preguntas preformuladas para asuntos de gran complejidad, no son tenidos en cuenta. No existe la tercera e imprescindible casilla que niegue la voluntad de responder a una pregunta que puede estar teledirigida, mal planteada, o que puede haberse formulado en unas deficientes condiciones de participación y deliberación ciudadana.

image

No cabe duda de que la necesidad de romper con el caduco régimen del 78 alimenta de manera decisiva el deseo independentista de una buena parte de la sociedad catalana que no conserva, con razones, ninguna esperanza en la regeneración del régimen partitocrático español. Pero para no repetir los errores y sustituir una vieja oligarquía por otra, se debería convocar no solamente el derecho a decidir la independencia en una pregunta de respuesta binaria sino convocar muy especialmente y por encima de todo, el propio derecho a decidir de los ciudadanos en toda su extensión: encima de la mesa y en el centro del debate debería estar el propio derecho universal de convocar referendos desde la ciudadanía, para que el horizonte de sucesos no se limite únicamente a una cuestión fronteriza, económica o de conveniencia conducida por los partidos, sino a una cuestión de soberanía política que la ciudadanía debe aprender a reclamar y a considerar como verdaderamente innegociable.

¿Es esa la oferta que se le está haciendo al pueblo catalán?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s